La importacia de una buena nutrición

¡He pedido 5 Kilos en una semana!”

Llamativas frases como ésta son el comienzo de numerosas embaucadoras publicidades; dietas o planes de adelgazamiento que prometen un futuro esperanzador para todas aquellas personas que día tras día buscan una solución para “esos kilos de más” ¿pero qué es lo que realmente prometen este tipo de dietas? ¿Son eficaces? ¿Cuales son los principios bioquímicos y fisiológicos que las fundamentan? Estas cuestiones y algunas otras deberían planteárselas todos aquellos que tomen la iniciativa de perder peso.

Se ha de tener un concepto claro desde el principio: no existen las dietas milagrosas. Adelgazar es una ardua tarea que como todo objetivo en la vida conlleva un esfuerzo y cierto grado de sacrificio personal. Pero ello tampoco implica tener que supeditar la vida a una dieta que impida disfrutar del placer de la comida, que restrinja las relaciones sociales o que desencadene un estado constante de infelicidad, ansiedad e insatisfacción.

pepino

 

La clave para aprender a comer

La clave está en aprender a “comer con la cabeza”; saber lo que el organismo requiere para mantener unas condiciones óptimas de salud, y a la vez evitar que lo que no necesita se acumule en forma de grasa.

Existe un único principio básico válido a tener en cuenta a la hora de ganar o perder peso: el Balance Energético. Es decir, la diferencia entre la energía (Calorías) que ingerimos con los alimentos y la que gastamos con nuestro metabolismo basal y la actividad física que realizamos, será lo que determine ese aumento o pérdida de peso. De tal forma que si el Balance Energético es positivo (ingerimos más de lo que gastamos) se acumulará en forma de grasa, y si por el contrario el Balance Energético es negativo (gastamos más de lo que ingerimos) supondrá una pérdida de peso por quema de grasa.

En definitiva, todo lo que no sea eliminar la grasa corporal, no es adelgazar.

La primera pregunta que vendría a la mente a continuación sería ¿Entonces, por qué existen dietas que aseguran perder peso comiendo todo lo que se quiera? ¿Se pierde peso realmente y en poco tiempo?

La respuesta es si, se pierde peso, pero ¿En base a qué?

Este tipo de “dietas milagro” son totalmente desequilibradas; es decir, privan al organismo de los principios necesarios para su correcto funcionamiento, en detrimento de la salud.

La pérdida de peso que tiene lugar se debe en un 80% a la eliminación de enormes cantidades de agua, no de grasa; por lo cual en poco tiempo el cuerpo tiende a recuperar su equilibrio hídrico, volviendo los kilos perdidos tan rápido como se fueron.

Se producen residuos metabólicos en exceso que actúan como tóxicos para órganos tan importantes y fundamentales como el hígado y el riñón.

Vamos a encontrar también acidosis metabólica, excitación nerviosa, desajustes hormonales… que entre otras cosas van a dar lugar a alteraciones del sueño, estados de depresión y ansiedad, hambres específicas por lo dulce, y al temido efecto rebote.

nutricion

Algunas conclusiones de una buena dieta

En conclusión, podemos ver que el propósito de adelgazar no es un tema para tomárselo a la ligera. El primer paso es tomar la decisión, y el segundo es acudir a profesionales especializados como endocrinos y nutricionistas, personas cualificadas y capacitadas para ayudar a alcanzar el objetivo de forma óptima para la salud.

Quiero insistir en este último punto, puesto que precisamente lo que me ha impulsado a redactar este comentario ha sido el observar anuncios publicitarios o publirreportajes a página completa de “dietas milagro” que no solo juegan con el dinero y los sentimientos de las personas, si no también con su salud, y que son publicados con frecuencia en diarios y otros medios de comunicación…