¿Qué alimentos puedo comer para prevenir el Cáncer?

Alimentos para Prevenir el Cáncer

Algunos alimentos muestran propiedades para combatir el cáncer, aunque nadie puede decir aún que un alimento u otro pueda prevenir o detener el cáncer. Aún así, un conjunto de investigaciones sugiere que una dieta general saludable llena de frutas y verduras de colores es la clave para evitar las enfermedades, como el cáncer.

Palabras clave: Alimentos, Prevención, Cáncer, Investigaciones

Una característica de los alimentos recomendados para prevenir el cáncer es que son bajos en calorías, grasas y están llenos de fitoquímicos y antioxidantes que pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer.

Antioxidantes, Fitoquímicos y Cáncer

Los antioxidantes, como la vitamina C, el licopeno y el betacaroteno, que se encuentran en muchas frutas y verduras son según  los científicos, ayudan a  las personas que comen las comidas ricas en estos alimentos, a que tengan un menor riesgo de cáncer. 

Una variedad de sustancias químicas de las plantas conocidas como fitoquímicos también parecen proteger a las células de los compuestos nocivos de los alimentos y del medio ambiente, así cómo también previenen el daño y las mutaciones celulares.

Por ello, una dieta que podría prevenir el cáncer no parece muy diferente de los alimentos saludables que se deberían comer de todos modos. Eso significa muchas frutas y verduras, así como granos enteros y carne magra o pescado.

El Brócoli, la potencia fitoquímica

El brócoli y otros vegetales crucíferos como la col, la col rizada y la coliflor contienen fitoquímicos llamados glucosinolatos, que producen enzimas protectoras que se liberan al masticar el vegetal crudo, rompiendo las paredes celulares.

El cuerpo también produce esas enzimas en los intestinos, pero cuando el brócoli crudo o cocido pasa a través de él, las enzimas se activan.

Una de las más protectoras de estas enzimas es el sulforafano y el brócoli es la mejor fuente de este compuesto en particular. Por ello, los científicos están investigando cómo el sulforafano podría reducir el riesgo de cáncer, desde desintoxicar de las sustancias nocivas, como el humo y otros contaminantes ambientales en el cuerpo, hasta funcionar como una especie de agente antimicrobiano al atacar a la bacteria H. pylori.

El brócoli y los vegetales afines,  son los que más protegen contra los cánceres de próstata, pulmón, colon, mama, vejiga, hígado, cuello, cabeza, boca, esófago y estómago, según una revisión de cientos de estudios clínicos realizados para el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer y el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer y otros estudios.

alimentos

Tomates, un arma potencial contra el cáncer de próstata

La coloración roja de los tomates hace que uno jugoso y maduro sea difícil de resistir, y los convierte en un arma potencial contra el cáncer de próstata y las enfermedades cardíacas. 

El matiz rojo del tomate proviene de un fitoquímico llamado licopeno, un poderoso antioxidante, que se concentra más en los tomates. Varios estudios sugieren que una dieta rica en licopeno está relacionada con un menor riesgo de cáncer de próstata. 

En las pruebas de laboratorio, el licopeno ha detenido el crecimiento de otros tipos de células cancerosas, incluyendo las de los senos, los pulmones y el endometrio (en el revestimiento del útero). 

Los investigadores especulan que el licopeno protege a las células de los daños que podrían conducir al cáncer al reforzar el sistema inmunológico. Y sospechan que el licopeno detiene el crecimiento de los tumores al interferir con el crecimiento anormal de las células, según el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer.

Fresas, ricas en antioxidantes

Las bayas de todos los colores y sabores, son muy importantes en la dieta, para la lucha contra las enfermedades. Investigaciones apuntan a una posible protección contra los problemas  cardíacos y el deterioro de la memoria, así como contra el cáncer. 

En un estudio reciente, los extractos de bayas ralentizaron el crecimiento de las células cancerígenas, específicamente, los extractos de fresa y frambuesa negra que tuvieron el mayor impacto en las células cancerígenas del colon.