¿Qué es el Cáncer en la Sangre?

La mayoría de los cánceres de la sangre, también llamados cánceres hematológicos, comienzan en la médula ósea, que es donde se produce la sangre. 

Palabras clave: cáncer, sangre, hematológico, médula ósea, células anormales

Los cánceres de sangre se producen cuando las células sanguíneas anormales empiezan a crecer sin control, interrumpiendo la función de las células sanguíneas normales, que combaten las infecciones y producen nuevas células sanguíneas.

Tipos de cáncer de la sangre

Los tres tipos principales de cáncer de la sangre son la leucemia, el linfoma y el mieloma.

Leucemia 

Es un cáncer de la sangre que se origina en la sangre y la médula ósea. Se produce cuando el cuerpo crea demasiados glóbulos blancos anormales e interfiere con la capacidad de la médula ósea para producir glóbulos rojos y plaquetas.

Linfoma no Hodgkin 

Es un cáncer de la sangre que se desarrolla en el sistema linfático a partir de células llamadas linfocitos, un tipo de glóbulo blanco que ayuda al cuerpo a combatir las infecciones. El linfoma de Hodgkin se caracteriza por la presencia de un linfocito anormal llamado célula de Reed-Sternberg.

Mieloma múltiple 

Es un cáncer de la sangre que comienza en las células plasmáticas de la sangre, un tipo de glóbulo blanco fabricado en la médula ósea. 

Síntomas de cáncer de sangre

Algunos síntomas comunes del cáncer de sangre incluyen: Fiebre, escalofríos, fatiga persistente, debilidad, pérdida de apetito, náuseas, pérdida de peso inexplicable. 

También se pueden presentar sudores nocturnos, dolor en los huesos y las articulaciones, molestias abdominales, dolores de cabeza,  falta de aliento, infecciones frecuentes, picor en la piel o erupción cutánea, ganglios linfáticos inflamados en el cuello, las axilas o la ingle.

sangre

Tratamiento del cáncer de sangre y opciones de terapia

El tratamiento del cáncer de la sangre depende del tipo de cáncer, de la edad, de la rapidez con que progresa, del lugar donde se ha propagado y de otros factores. Algunos tratamientos comunes para el cáncer de la sangre incluyen:

Trasplante de células madre 

Un trasplante de células madre infunde en el cuerpo células madre sanas que forman la sangre. Las células madre se pueden recolectar de la médula ósea, de la sangre en circulación y de la sangre del cordón umbilical.

Quimioterapia 

La quimioterapia utiliza medicamentos contra el cáncer para interferir y detener el crecimiento de las células cancerosas en el cuerpo. La quimioterapia para el cáncer de la sangre a veces implica la administración de varios medicamentos juntos en un régimen establecido. Este tratamiento también puede administrarse antes de un trasplante de células madre.

Radioterapia 

La radioterapia puede utilizarse para destruir células cancerosas o para aliviar el dolor o las molestias. También se puede administrar antes de un trasplante de células madre.