¿Qué tipo de bacterias benefician al ser humano?

Bacterias que ayudan al ser humano

Las bacterias que ayudan son aquellas como las que son colocadas en las bebidas probióticas, que son bacterias vivas beneficiosas porque equilibran a las bacterias intestinales buenas y malas, ayudando en la digestión de los alimentos y  con los problemas digestivos, como la diarrea y el dolor de estómago. Las bacterias que son ejemplos de probióticos son los Lactobacilos y las Bifidobacterias.

El cuerpo humano está habitado por millones de diminutos organismos vivos, que, en conjunto, se denominan microbiota humana. Las bacterias son microbios que se encuentran en la piel, en la nariz, la boca y especialmente en el intestino. 

Estas bacterias buenas se adquieren durante el nacimiento y los primeros años de vida, y viven en el cuerpo  durante toda la vida. 

La Microbiota Humana 

Está involucrada en el crecimiento saludable, en la protección del cuerpo de los invasores, en ayudar a la digestión, y en la regulación de los estados de ánimo. Algunos cambios en la microbiota pueden ocurrir durante el crecimiento, dependiendo de los alimentos que se consumen, el ambiente en el que se vive, las personas y animales que interactúan con las personas, o los medicamentos que se toman como los antibióticos. 

La microbiota humana ayuda a mantenerse sanos, pero a veces estas bacterias también pueden ser perjudiciales. Por ello, se necesita cuidar bien la microbiota para evitar el desarrollo de algunas enfermedades, como la obesidad y el asma. En este sentido, se deben  comer alimentos saludables que contribuyan al desarrollo de una microbiota saludable.

Los humanos viven y están rodeados de microbios que son organismos unicelulares que incluyen bacterias, algunos hongos (como la levadura) y microalgas, que  aunque no se pueden ver a simple vista, están presentes en el organismo. 

Los microbios son los organismos vivos más pequeños que se conocen. Están en todas partes, en el suelo, los ríos, las plantas, los animales, el agua del grifo, en el teclado, en la almohada y en el cuerpo. 

Algunos microorganismos viven con y dentro del cuerpo humano. Por ello, las bacterias pueden ser beneficiosas o peligrosas para las personas. Igualmente, representan la mayoría de los microorganismos que viven en el cuerpo. Siendo que el cuerpo humano tiene más bacterias en el cuerpo que células humanas. 

Origen de las Bacterias que viven en el Cuerpo Humano 

El cuerpo humano comienza a ser colonizado por las bacterias durante el nacimiento. Los bebés obtienen microorganismos de sus madres durante el parto, cuando pasan por la vagina, o por contacto con la piel de la madre, si el parto es por cesárea. 

Los lactobacilos, un tipo de bacteria considerada como una de las buenas, viven en la vagina de la madre y colonizan los intestinos del bebé para ayudar en la digestión. Así mismo, estas bacterias ayudan a descomponer los alimentos en pequeños fragmentos  de leche, que contiene un azúcar llamado lactosa. 

Si el bebé nace por cesárea, los Lactobacilos no se incorporan  inmediatamente en parte de la microbiota del bebé, que estará compuesta principalmente por bacterias de la piel de la madre y del entorno. Estas diferencias en la microbiota de un bebé, resultantes del tipo de nacimiento que experimentó, permanecen hasta que el niño tenga entre 12 y 24 meses de edad. 

Todos los bebés también adquieren bacterias de la piel de las enfermeras y médicos y del entorno en el que viven. Después de que los bebés comienzan a comer, obtienen microbios de su dieta. En los primeros días de vida, el tipo de microorganismos que colonizan sus intestinos será diferente, dependiendo de si el bebé está amamantando o bebiendo fórmula. 

La lactancia materna es saludable para el bebé, porque le ayuda a adquirir las bacterias de la piel de la madre que luego colonizan los intestinos del bebé, y también hay otros componentes de la leche materna que protegen al bebé de las enfermedades. 

A medida que los bebés crecen, adquieren microorganismos de los alimentos sólidos que comen, de gatear por el suelo, de meterse las manos en la boca, de lamer los juguetes, y de muchas otras fuentes.

Funciones de la Microbiota Humana 

Las bacterias en el cuerpo humano, casi siempre se asocian con la enfermedad, llamada infección bacteriana, una enfermedad causada por bacterias patógenas. En algún momento de la vida, probablemente se ha tenido una infección que fue tratada con antibióticos-medicamentos especiales usados para combatir las bacterias-prescritos por el médico. Los antibióticos son medicamentos que matan o evitan el crecimiento de las bacterias que causan la infección. 

Sin embargo, la mayoría de los microbios en el organismo humano son inofensivos y en realidad ayudan a mantener la salud. Los microbios de la piel, la boca y la nariz luchan contra las bacterias malas que quieren entrar en el cuerpo para causar enfermedades. 

Estas bacterias buenas actúan como guardianes que mantienen alejadas a las bacterias dañinas que  enferman. Las bacterias que colonizan la vagina son otro ejemplo de bacterias buenas. 

Mantienen un ambiente ácido en la vagina que impide el crecimiento de otros microorganismos que podrían causar enfermedades. Los microorganismos que causan enfermedades se llaman patógenos.

Aunque la mayoría de las veces son inofensivos o incluso útiles, en ciertas condiciones,  algunas de las bacterias que forman parte de la microbiota humana pueden perjudicar. Por ejemplo, las bacterias que viven en la piel pueden convertirse en un problema. 

Si la persona se corta las bacterias que viven en la superficie de la piel pueden entrar en el cuerpo a través del corte, entrando donde no pertenecen. En este caso, estas bacterias a veces pueden ser dañinas para el cuerpo y desencadenar una infección. Los síntomas de una infección incluyen dolor, hinchazón, enrojecimiento y fiebre.

Cuidando la Microbiota Intestinal 

En las últimas décadas, muchas de las enfermedades gastro intestinales  han ido en aumento. Varios de estos problemas están relacionados con los cambios en los tipos de alimentos que se consumen diariamente. Se puede comer mucha azúcar en cosas como pasteles, galletas, brownies, jaleas dulces y pan blanco, y también comer muchas hamburguesas, carne con grasa y salsas, que, en exceso, no son buenas para la salud. 

Estos alimentos tampoco son buenos para algunas de las microbiotas intestinales. Algunos de estos microbios necesitan vegetales, fibras de frijoles, garbanzos, cereales, pan negro, semillas y raíces para mantenerse en cantidades equilibradas en el sistema digestivo. 

Estos tipos de alimentos se llaman compuestos prebióticos que ayudan al crecimiento de los microbios buenos en el intestino, y ayudan al crecimiento de la microbiota, alimentando a las bacterias que son capaces de descomponer este tipo de alimentos en los nutrientes que pueden ser utilizados por el cuerpo humano para mejorar y mantener la salud. 

En múltiples ocasiones no se pueden digerir algunos tipos de comida adecuadamente si no se tienen a  pequeños amigos en el intestino. Por lo tanto, no se quiere que estas buenas bacterias mueran, porque son importantes para el equilibrio de la salud. La reducción de estas bacterias buenas permitirá el crecimiento de las bacterias no tan buenas que eventualmente pueden causar problemas de salud.

¿Qué tipo de bacterias benefician al ser humano?

Probióticos 

Son los microorganismos vivos  buenos para la salud, especialmente para el sistema digestivo, pueden ayudar a reemplazar la buena microbiota perdida. Los probióticos son bacterias vivas que son buenas porque equilibran las bacterias intestinales buenas y malas, que ayudan en la digestión de los alimentos y ayudan con los problemas digestivos, como la diarrea y el dolor de estómago. 

Estas bacterias ejemplo de probióticos son como ya se mencionó anteriormente, los Lactobacilos y las Bifidobacterias. Por ello, se pueden encontrar probióticos en algunos alimentos, como los yogures, el pan de masa agria, el suero de leche y los encurtidos agrios. Algunas fórmulas infantiles también se complementan con probióticos, a pesar de que todavía no se sabe realmente cuán útiles son en las enfermedades de los bebés.

Los antibióticos 

Son medicinas que se toman para tratar infecciones causadas por bacterias. Los antibióticos no son activos contra las infecciones por hongos o virus. Entonces, los antibióticos también matan a las bacterias buenas. Sin embargo, si se tiene una infección bacteriana, hay que tratarla, así que en muchos casos se deben tomar antibióticos. 

Por lo tanto, solo se deben tomar antibióticos cuando el médico los prescriba y que sea porque realmente se necesitan, y tomarlos durante el tiempo que se aconseje. 

No se necesitan antibióticos para tratar un resfriado o la gripe, porque estas enfermedades son causadas por virus. Las personas que toman muchos antibióticos pueden enfermarse porque los antibióticos destruyen muchas de las bacterias de sus cuerpos, incluyendo las buenas. 

Cuando se destruyen muchas de las bacterias del intestino, éste tiene más espacio libre y alimento disponible para las bacterias malas, que pueden multiplicarse. Cuando estas bacterias malas alcanzan un número mayor, a veces pueden causar enfermedades. 

Como consecuencia, los individuos que toman antibióticos frecuentemente tienen diarrea o enfermedades intestinales más complicadas. Cuando se toman antibióticos sin necesidad de hacerlo, se puede contribuir a la aparición de “superbacterias”, que son bacterias que no son eliminadas por la mayoría de los antibióticos disponibles hoy en día. 

Estas superbacterias pueden sobrevivir en presencia del antibiótico (lo que se llama resistencia al antibiótico), por lo que la infección continúa incluso cuando los antibióticos están siendo utilizados.